Administrar tu tiempo es fácil, administrar las diferentes actividades que realizas en ese tiempo es lo complicado. ¿Te ha pasado que tienes una larga lista de pendientes y el tiempo de oficina no te alcanza? Posiblemente no estés optimizando tu tiempo de la manera adecuada. Aquí te decimos las cinco tácticas que te ayudarán a optimizar tu tiempo.

Mesa limpia y entorno ordenado.

Trabajar en un entorno ordenado y una mesa limpia nos facilitará administrar con mayor habilidad nuestro tiempo por la simple razón de que no tienes distracciones a tu alrededor. Antes de comenzar tu jornada de trabajo, dedica unos minutos a organizar tu mesa, escritorio, oficina o el lugar donde trabajes.Verás que con una mesa limpia, tu mente también se aclara y es posible enfocarte mejor.

Haz listas y síguelas.

No importa si usas un papel, una clásica agenda o una aplicación, las listas te ayudarán de todas las formas posibles. Al vaciar tus ideas, pendientes o problemas en un papel; liberas tu mente y puedes enfocarte en lo verdaderamente importante: la solución. Esa gran tarea o gran proyecto será una realidad cuando dejes de pensar en todas las demás.

Haz planeación

Está comprobado que las personas con mejor rendimiento tienen una perspectiva a largo plazo. ¿Tú tienes los objetivos marcados? También tienes una lista, ya sólo falta que ordenes la lista por prioridad. No importa si al principio de tu lista tienes grandes proyectos, estructúralos en tareas y subtareas. Una subtarea siempre será más sencilla que un gran proyecto. La idea es que cada día logres una pequeña tarea y al final del mes, por ejemplo, tengas tu gran proyecto terminado.

Conoce tus horas de mayor rendimiento

Cada persona es distinta, todos tenemos horarios de mayor rendimiento y horarios de menor rendimiento. ¿Eres de mañana? ¿Eres de noche? Debes ubicar cuáles son esos horarios en los que estás más concentrado o concentrada y explotarlos al máximo. ¿Sientes que por las mañanas tu mente está más libre? Después de comer, te entra un cansancio agotador y no te puedes concentrar. Conócete y deja las tareas que requieren mayor concentración para tus mejores momentos del día.

Identifica los ladrones de tiempo

La clave está en proteger tu tiempo productivo. Identifica todas las distracciones que te impiden enfocarte en tu tarea. Muchas veces puede ser la misma computadora, el teléfono, las redes sociales o tus compañeros de oficina. Antes de que los elimines o al menos lo intentes; identifícalos. De esa manera podrás asignar espacios para una interacción social y otros para enfocarte completamente en tus proyectos y prioridades.

La administración de prioridades es fundamental para que adquieras el control de tu tiempo. Inténtalo, un paso a la vez y seguro que comienzas a ver resultados.